Querida Comunidad de la Unidad Educativa Salesiana Don Bosco, que alegría volvernos a encontrar en este nuevo año lectivo 2019-2020. Es una oportunidad que Dios y la vida nos concede para juntos –estudiantes, padres/madres de familia, docentes, personal administrativo y de apoyo, autoridades salesianas y seglares- emprender esta noble tarea de “educar con el espíritu y el estilo de Don Bosco”. Invito a que cada uno asuma su responsabilidad alineado al Proyecto Educativo Institucional y sus componentes: el ideario institucional, plan curricular institucional, código de convivencia y el proyecto pastoral salesiano; estos documentos de gestión institucional han sido elaborados con el aporte de todos los actores de la Comunidad Educativa y aprobados por el Ministerio de Educación a través del Distrito Educativo Nro. 4.

La Constitución de la República del Ecuador, en lo que se refiere a la educación en el artículo 67 proclama: “…el Estado reconocerá a los padres el derecho a escoger para sus hijos una educación acorde con sus principios y creencias…” Nuestra institución educativa ofrece una propuesta educativo pastoral cimentada en el Evangelio de Jesucristo al estilo salesiano promovido por San Juan Bosco, donde la fe y el cultivo de valores hacen realidad nuestra misión de “educar evangelizando y evangelizar educando para formar buenos cristianos y honrados ciudadanos”; ustedes queridas familias, libre y voluntariamente, han escogido este tipo de educación cristiana católica salesiana, por tanto nuestro agradecimiento por la confianza depositada en la Comunidad Salesiana para la educación de sus hijos e hijas.
El P. Ángel Fernández Artime, Rector Mayor de los Salesianos en el mundo, ha lanzado el tema del Aguinaldo 2020: “Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” (Mt 6,10) “BUENOS CRISTIANOS Y HONRADOS CIUDADANOS”. “Este tema que, en forma de binomio de dos términos, encierra la esencia de nuestro educar salesiano. Lo hemos recibido del mismo Don Bosco. Ayudar a nuestros muchachos, muchachas y jóvenes a ser “buenos cristianos y honrados ciudadanos”. Nos hace falta profundizar cada vez más en nuestro ser evangelizadores y educadores de la Fe. Se experimenta una cada vez mayor fragilidad, y a veces incapacidad, en ser apóstoles y misioneros de los jóvenes. Y al mismo tiempo se corre el riesgo de no educar a nuestros jóvenes en un fuerte sentido de ciudadanía, de justicia social y de valores evangélicos que lleven a interiorizar como programa de vida el servicio a los demás, el compromiso en la vida pública, la honestidad personal y la alergia a todo tipo de corrupción, la sensibilidad ante un mundo en movimiento y donde tantos emigran, con una sensibilidad por la creación y la ‘casa común’ que nos ha sido donada, y siempre buscando la defensa de quien es indefenso, de quien no tiene palabra, de quien es descartado”.

Esta Agenda se convierta en un instrumento que apoye la organización institucional y familiar desde la óptica educativa. Que el sueño de ofrecer a la sociedad hombres y mujeres de bien nos comprometa al trabajo en sinergia bajo la protección de Jesucristo, de nuestra Madre Auxiliadora y San Juan Bosco.

P. Naún Tapia, sdb
Tema BCF de aThemeArt - Funciona gracias a WordPress.
VOLVER ARRIBA